Reinserción

REINSERCION:

En Chile 1 de cada 2 personas que salen de la cárcel vuelve a delinquir (Fuente: Centro de Estudios Justicia y Sociedad UC). El 70% reincide durante el primer año, siendo una de sus principales causas es la falta de oportunidades laborales(Fuente: Gendarmería de Chile) A su vez el Estado gasta mensualmente alrededor de $700.000 por cada interno.

Por medio de una economía circular de personas, nuestro compromiso con la Reinserción Social comienza con la formación y capacitación en el oficio de artesano al interior de recintos penitenciarios, y se continua al exterior una vez que los internos han obtenido su libertad. Es allí cuando estamos màs presente que nunca, dado que es un momento crucial en que si no se està presente el individuo reincide nuevamente.

A partir de ahì, nuestro trabajo se enfoca en un seguimiento, acompañamiento y capacitación en su proceso de inserción, que gracias a un Convenio CAIS de Gendarmería, las personas se pueden capacitarse en otros oficios tales como; Operadores de Maquinaria – Gasfitería – Soldadura – Electricidad entre otras facilitando sus posibilidades laborales.

NUESTROS TESTIMONIOS

Estamos orgullos de poder contar con nuestros 3 casos de éxito de nuestros colaboradores en nuestra pequeña existencia, quienes han obtenido su libertad y han podido superarse para hoy mantener intacto su proceso de inserción evitando asì la reincidencia.

Jorge: 39 años, obtuvo su libertad a inicios del año 2017, se desempeño como artesano y relator en el proyecto de capacitación realizado en el Penal de Rengo a inicios del 2018, paralelamente se formo como operador de grúa en CAIS Gendarmería, también fue protagonista en filmación de comercial publicitario y el día de hoy se desempeña de manera formal e indefinida como operador de grúa en Empresa Agro-industrial de la VI Región.

Don José: 56 años, en Diciembre de 2019 obtuvo su libertad y hoy se desempeña como maestro de la construcción en San Fernando, también en su tiempo libre se dedica a la elaboración de artesanías.

Ismael: 35 años, ha sido beneficiado con libertad condicional y hoy se encuentra preparando su proyecto para levantar su propio taller de mueblería en la ciudad de Rancagua.